Dos chicas con calabazas de Halloween

Cocinas de miedo para Halloween

Se acerca Halloween, la fecha más terrorífica del año y tu cocina de Áltico bien merece vestirse de miedo. Así que, no te preocupes si no se te ocurren muchas ideas de cómo crear una decoración fantasmagórica porque, después de los tips que te contamos en este post, vas a querer que llamen a tu puerta para escuchar aquello de ‘Trick or treat?’. Y, de paso, mostrar tu preciosa cocina.

Cocinas de miedo para Halloween

Muebles inferiores: Vamos a empezar con la parte más  dulce, ya que los muebles de abajo pueden quedar a la altura de los más peques, podemos optar por una decoración más amable, repleta de caramelos. Tan solo tienes que utilizar cartulinas de colores para cortar círculos y triangulitos. Cada círculo llevaría dos triangulitos pegados detrás del mismo color, uno en cada extremo, de tal manera que sobresaliese el “envoltorio”. Puedes pegarlo por todos los muebles e, incluso, crear una piruleta gigante si cuentas con un armario escobero.

Muebles superiores: Siempre puedes crear una guirnalda que se amolde a tu estilo. Puedes recortar siluetas de murciélago en una cartulina negra y otra naranja y alternarlos grapando los extremos de sus alas. Si no se te dan bien las manualidades, seguro que encontrarás una fácilmente en tu bazar más cercano.

Photocall: ¿Quieres tener un lugar donde inmortalizar esta fiesta? Es fácil, puedes poner fantasmas colgados del techo y pegados a la pared. Tan solo necesitarás comprar unos globos blancos, cubrirlos con una sábana blanca rasgada y pintarle o pegarle unos ojos de cartulina negra. Los cuelgas desde el techo con un hilo de pescar y ya lo tienes.

¡Decorada hasta la última esquina!: Otra idea para completar el look siniestro de esta sección de cocinas de miedo para Halloween es crear una araña gigante que podría bajar en cualquier momento de una esquina para zamparse a la primera persona que se encontrase por delante. Pero no te preocupes, porque como para hacerla solo necesitas un par de globos y una cartulina, pues eso nunca sucederá.

¿Cómo hacerla? Sencillísimo: inflas dos globos negros, uno más grande que otro, el pequeño hace las veces de la cabeza y el grande el cuerpo. Los pegas el uno al otro, cortas ocho tiras de cartulina, las doblas convenientemente para hacer las rodillas y los pies de las patas y se las pegas a cada lado. Instalas la araña en la esquina del fondo de tu cocina y ¡chin! otro detalle más con el que atemorizar a tus visitantes.

Lo mejor de todo es que este post tiene disfrute doble: mientras lo creas y mientras lo viven. Sin duda, se acerca una fecha a la que le tenemos muchas ganas. ¿Y tú? Shhh! Un momento ¿qué son esas voces?


Comparte este artículo

X
Altico
Envíanos tus planos e ideas
Envíanos un mensaje
Llámanos
Escríbenos