Las mesas mejor vestidas para las fiestas

Como pasa con el tuyo, el vestuario de tu cocina y de tu salón también cambia todos los años de cara a las fiestas. Y es que, tanto si nos damos cuenta como si no, cada temporada varían las tendencias con las que vestimos nuestras mesas. ¡Que las fiestas sólo ocurren una vez al año y hay que presumir de decoración de mesa navideña!

Familia, calidez, amor, armonía: todo eso, y más, se tiene que respirar en una decoración que, a la vez, grite festividad e ilusión. ¡Y que sea bonita! Ahí es nada… Y aunque con variaciones, en realidad hay muchas cosas que nunca dejan de estar presentes. Una de ellas es el brillo. Porque la Navidad es un momento brillante en el que celebramos con las personas a las que más queremos.

¡Pero dejemos la nostalgia a un lado y celebremos que estamos sentados a la mesa más bonita del mundo! ¿Quieres empezar a visualizar la tuya a través de ejemplos? ¡Ahí vamos!

Dorado y plateado.- Ya lo habíamos dicho, ¡siempre tiene que haber un toque brillante! pero, ¿qué tal si mezclamos el dorado con plateado? Lo ideal, para no sobrecargar, sería mezclar los adornos con elementos rústicos, e incluso directamente tomados de la naturaleza. Por ejemplo… ¡pequeñas ramas de árbol o piñas de pino! Estas últimas, por cierto, quedan de lujo pintadas con spray metálico. ¡Nosotros ahí lo dejamos!

Rojo y verde: el clásico de los clásicos.- Otro de los que nunca mueren en la decoración de nuestra mesa navideña: el verde pino con el rojo Papá Noel. Es que es ver esos dos colores juntos e irse directo a poner villancicos. Y ya en serio: una mesa con mantel en color crudo y adornos en verde y rojo, triunfa, siempre. Y huele a chimenea, ¿eh?

Rosa.- Ya, que no lo ves. Y sin embargo… ¡Queda genial! A ver, no hablamos de rosa chicle tampoco, si no de un rosa un poco más apagado que, combinado con dorados o plateados, grises e incluso blancos, da muchísima elegancia a una mesa bien puesta.

Flores y hojas.- Volvemos a la siempre recurrente naturaleza, como hemos hecho antes con las ramas, y nos centramos, ahora, en hojas secas y flores. ¿Sabes las maravillas de centros que se pueden hacer con ellas? Además, quedan fantásticos con velas en el centro.

Gris y plata.- Parece una combinación fría, pero no lo es. ¡Queda preciosa y se lleva muchísimo! Sobreplatos en color plata con platos grises; centros de mesa en ambas tonalidades, y mantel en un gris más claro, por ejemplo, nos aseguran una mesa sobrada de elegancia.

Blanco y dorado.- Los colores de la magia, sin duda. El dorado da una calidez que, reflejada en el blanco, nos traslada a los momentos más entrañables de nuestra niñez. O bueno, simplemente nos da alegría, ¡que viene a ser lo mismo!

Blanco nieve.- Porque la canción «Ooh, Blanca Navidad, ¡nieve!» no se inventó por cualquier cosa. Y vale que en Málaga no suele nevar. Ni en Navidad, ni nunca. ¡Pero imaginar es gratis! Y el blanco en tu mesa queda precioso.

Luces, luces, por todas partes.- ¡Se acabó el espumillón! En realidad hace mucho tiempo que pasó de moda, pero… ¡es que ya podemos prescindir hasta de las bolas! Porque un árbol decorado con sólo luces chiquitinas es una preciosidad. ¡Y quien dice un árbol dice toda una estancia! Y la mesa, claro.

Bueno, ¿qué te han parecido nuestras propuestas de decoración de mesas navideñas elegantes para estas fiestas? ¡Esperamos que bien! Y queremos que sepas que, si de repente te han dado ganas de hacerte una nueva cocina que combine con tu decoración navideña, pues… ¡somos todo oídos!

Estamos, ya lo sabes, en Martínez de la Rosa, 33. ¡Y te deseamos una muy feliz y elegante Navidad!


Comparte este artículo

X
Altico
Envíanos tus planos e ideas
Envíanos un mensaje
Llámanos
Escríbenos