Integrando un espacio para comer en la cocina

La idea de los comedores dentro de la cocina es una propuesta relativamente nueva. Hace unos años, cuando las viviendas eran más grandes y se planeaban para pasar toda la vida en un mismo lugar, cada ambiente tenía un espacio amplio y más que suficiente para albergar a todos los miembros de la casa. De ahí, tal vez, la importancia de los almuerzos multitudinarios y en familia.

A medida que el número de miembros en las familias se fue reduciendo y, el hogar se fue reduciendo en tamaño, los espacios dedicados a la reunión se redujeron o desaparecieron por completo. Lugares que antes cumplían una función vital, como el comedor, perdieron su lugar.

En este caso, el comedor no desapareció, sino que se sumó a la cocina o al salón, tomando una forma nueva y vanguardista.

Hay muchísimas posibilidades de montar un pequeño o un gran comedor de diario anexo a la cocina. De esos que te salvan la vida o, al menos, te la hacen más sencilla, que ya es bastante. Lo ideal es poder colocar una mesa grande en el centro de la estancia. Es la ubicación más cómoda porque simplifica el trabajo de poner y quitar la mesa, tan engorroso sobre todo cuando hay niños encargados de hacerlo. Esta opción está indicada para cocinas de grandes dimensiones y planta cuadrada, porque queda más espacio en la zona central. Además de la comodidad, otra de sus ventajas tiene que ver con la sensación de amplitud que da la existencia de conexión visual entre ambas zonas. Si nos podemos permitir esta opción, trataremos de elegir una mesa y una serie de sillas de los mismos materiales que el resto de la cocina.

Dedicar un ala de la encimera a modo de península como una barra, siendo la continuación de una de la encimera es una opción muy habitual. Y, generalmente, muy apropiada para cocinas de estilo decorativo contemporáneo y con dimensiones algo más ajustadas. Eso sí, hemos de tener en cuenta que necesitamos de un fondo mínimo de 35 centímetros para sentarnos y poder meter las piernas.

Las cocinas aún más pequeñas pueden contar con algo parecido a un office colocando una balda o estante fijado a una pared. Incluso se puede montar para que sea abatible y que no ocupe espacio mientras no se utiliza. Si es fija, tendríamos la ventaja de que podremos meter los taburetes debajo. Ocupan menos espacio real y visual: dos ventajas en una.

Las formas de integrar el comedor en la cocina pueden ser infinitas, ¡dependen de nuestra imaginación! ¿Necesitáis consejo? Nuestros profesionales os asesorarán sobre la mejor forma de introducir una zona para comer dentro de la cocina.

P1020325


Etiquetas: , , , , , , , , , ,


Comparte este artículo

X
Altico
Envíanos tus planos e ideas
Envíanos un mensaje
Llámanos
Escríbenos